Liga Marítima Uruguaya

Institución Sede Social

Liga Marítima Uruguaya

Parte del inmueble, Museo "Casa de los Ximénez", declarado Monumento Histórico Nacional en el año 1975, fue concedida a nuestra Liga Marítima Uruguaya, mediante Comodato, por el Ministerio de Educación y Cultura, por un plazo de 10 años, prorrogables automáticamente por períodos sucesivos de 5 años, de acuerdo con la Resolución ministerial respectiva del 5 de agosto de 1996, inaugurando esta Sede el 18 de diciembre de 1996.

RESEÑA DE LA “CASA DE LOS XIMENEZ”

En el tramo de la actual Rambla 25 de Agosto de 1825 comprendido entre las calles Juan Carlos Gómez e Ituzaingó, integraba a principios del siglo XIX uno de los pasajes más descuidados de Montevideo.

Sin embargo, allí prácticamente frente a la bahía, fue levantada hacia 1816 ó 1817 esta bella y enorme vivienda de dos plantas y mirador que se conoce como Casa de los Ximénez y debió, desde aquel entonces, atraer la atención y suscitar el comentario de marinos y viajeros.

La mandó construir don Manuel Ximénez y Gómez, “hidalgo andaluz que llegara a nuestras tierras a fines del siglo XVIII, natural de Huelva y perteneciente a una noble familia, siendo esta construcción realizada en torno a dos importantes patios separados por una Capilla.

El dueño de tan señorial residencia ejerció las funciones de Regidor Decano, Alcalde Ordinario y Administrador de Correos de la Villa de Guadalupe (Canelones); intervino en la reconquista de Buenos Aires y durante las invasiones inglesas, sus barcos artillados colaboraron en la defensa de esta ciudad de San Felipe y Santiago, posteriormente galardonada con el título de “Muy Fiel y Reconquistadora”; fue subteniente del Cuerpo de Comercio al producirse los acontecimientos revolucionarios de 1810 y se distinguió, en suma, como comerciante, creyente y filántropo, destacándose en el ramo de la proveeduría marítima.

Ilustres personalidades se alojaron en esta Casa de los Ximénez. Así durante la época de la dominación lusitana, el próspero y austero comerciante español tuvo como huésped al Duque de Saldaña, quien llegaría a presidir el Consejo de Ministros de Portugal y ser embajador de su país en Madrid. También recibió al canónigo Juan María Mastai Ferreti, secretario del Arzobispo Musí, Nuncio de su Santidad, en misión apostólica ante el Gobierno de Chile, que visitó Montevideo en Enero de 1824 y febrero de 1825, culminando el canónigo Mastai Ferreti luego de su carrera ascendiendo al Papado con el nombre de Pío Nono.

Liga Marítima Uruguaya

Del matrimonio de don Manuel Ximénez y su esposa doña Margarita Rodríguez y Calleros nació en Montevideo en el año 1805 quien fuera llamado Miguel, hermano de doña Juana y de don Salvador, por parte de padre y madre.

Muy joven entró en las milicias, y en el año 1824 cuando la división de Voluntarios Reales se embarcó para Lisboa, don Miguel Ximénez partió para el mismo destino en compañía del General don Alvaro da Costa, que lo distinguía por sus condiciones de militar y caballero. Siguió la carrera militar en Portugal, llegando a tener el grado de Brigadier General, formando parte del Consejo de su Majestad la  Reina doña María da Gloria (hermana ésta del Emperador Pedro II del Brasil).

En el año 1851 fue nombrado Gobernador de Angola (África) partiendo para esta colonia portuguesa, con el  título de Vizconde de Pinheiro. En esta colonia se distinguió por extraordinarias medidas que beneficiaron el pueblo;  pero la más importante, es la que dio libertad a los esclavos.

De algunos de los homenajes que le tributaron al Señor Gobernador, don Miguel Ximénez, Vizconde do Pinheiro, en Febrero de 1854, en vísperas de su regreso a Lisboa destacamos una traducción que así reza:

“La Cámara Municipal de esta ciudad (Loanda), a instancias del pueblo de toda la provincia de Angola, tomó la dirección de la generalidad de los festejos, y para que sus trabajos fuesen protegidos por la Divina Providencia, se dirigió a nuestro virtuoso Prelado Obispo de Angola y Congo, solicitando permiso para cantar un Te Deum y misa en la iglesia Catedral de Nuestra Señora de los Remedios, en acción de gracias por los felices años de aquel que vino a esta provincia sólo con el único fin de salvarla del abismo, en que de cierto se precipitara si la energía, esclarecida administración y medios conciliadores empleados por el Excmo. Vizconde de Pinheiro, no la hubiera desviado de la peligrosa senda en que a largos pasos caminaba”.

Liga Marítima Uruguaya

Ese día, la Comisión Mixta, los Cónsules Extranjeros, altas personalidades del comercio, funcionarios públicos y oficialidad de los cuerpos de guarnición, se dirigieron después a las ceremonias religiosas al Palacio de Gobierno, donde fueron atendidos por el Excmo. Señor don Manuel María Ximénez de Azevedo, hijo del Vizconde do Pinheiro quien no pudo asistir personalmente a este homenaje que se le tributaba, por estar enfermo.

El Presidente Interino, don Manuel do Nascimento y Olivera, destacó en su discurso el agradecimiento de Angola por todos los beneficios realizados durante su Gobernación.

Pero lo más tocante fue el agradecimiento de los negros libertos, quienes en una artística caja de madera entregaron en manos de don Manuel Ximénez, unas cadenas de plata cinceladas, réplicas de las de hierro, que les ponían a los esclavos. En esa oportunidad dijeron:

“Excmo. Señor: Nosotros los libertos de esta ciudad, venimos en el día del natalicio de vuestro virtuoso y Excmo. Padre, a presentaros el modelo de los hierros que S.E. sacó a nuestros infelices hermanos dándoles la libertad. Llevádlos, señor, para mostrar en la Europa cuanto sufrían los infelices africanos antes de la venida de vuestro noble padre,  y plague a los cielos que seáis tan feliz, cuanto de beneficio ha hecho a la raza humana”.

Liga Marítima Uruguaya

Estas cadenas fueron entregadas por ciento cincuenta y dos negros libertos que concurrieron a la Casa de Gobierno. Hace años, estas cadenas las conservaba una de las nietas de don Miguel Ximénez , hija de don Miguel Ximénez de Azevedo, 2º Vizconde do Pinheiro, la Excma. Señora Hélena Ximénez, Marquesa de Castelo Melhor.

Lo que interesa destacar, es que un Oriental, nacido en Montevideo y que viviera en esta casa, su hogar, fue quien eliminó la esclavitud en la Provincia Portuguesa de Angola, durante el período que supo cumplir como Gobernador.

Esta reseña histórica, nos dice entonces, de la existencia de esta mansión y en parte también de la vida de aquel ínclito oriental que supo demostrar al mundo, en especial al europeo y africano, las virtudes de los hijos de esta tierra Oriental.