Liga Marítima Uruguaya

Conferencias 2012 12 septiembre 2012

“Corredor Bioceánico e Infraestructura Portuaria en el Cono Sur”

APORTE DE LA CARTA NÁUTICA A LOS INTERESES MARÍTIMOS

Señor Jefe del Servicio de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Armada Nacional (SOHMA) Capitán de Navío (CG) don Gustavo Musso:

La carta náutica de alguna manera es en sí misma desde la antigüedad, bastante más que la representación del espacio a navegar, Es un modelo de cómo se percibe el mar, sus riesgos, sus ventajas, las rutas más adecuadas, las civilizaciones que a sus orillas se han descubierto, vientos predominantes y consejos de cómo navegar en cada lugar, algo que hoy lo indican los derroteros. Algo similar a una gran base de datos gráfica y práctica.

Ya su importancia es evidente desde que Enrique el Navegante compilara sistemáticamente los avances de Portugal sobre la costa atlántica africana.
Cartografía y bitácoras reservados, solamente disponibles para los expedicionarios de la corona.

Siglos después la carta náutica deviene en un documento oficial que, por su propio contenido y espaldo, se transforma en base fundamental para la seguridad a la navegación y por ende para el desarrollo marítimo de la nación.

Ya con visión de lo que implica la necesidad de una institución dedicada  a cartografiar el espejo de agua navegable, el 15 de mayo de 1916, se constituye la División Servicio Hidrográfico de la Dirección de la Armada (hoy el SOHMA), con el fin de efectuar los relevamientos hidrográficos de los ríos limítrofes, costa oceánica y laguna Merín. Tendrá a su cargo la publicación de cartas y planos hidrográficos para la navegación de las costas nacionales.

Todo un adelanto considerando que décadas mas adelante, el Convenio sobre Seguridad de la Vida en el Mar (SOLAS), Capítulo V, Regla 9 establece  que:
Los Gobiernos firmantes tomarán las medidas necesarias para organizar la recogida y compilación de datos hidrográficos y la publicación, difusión y mantenimiento de toda la información náutica necesaria para la seguridad en la navegación.

Considerando que mas del 80% del comercio internacional es transportado por mar y que éste comercio es la base de la economía nacional y además el motor necesario para el desarrollo portuario, no deja de ser curioso preguntarse cuál es la referencia que permite la aproximación a los buques con seguridad: cartas náuticas adecuadas y actualizadas.

Áreas cartografiadas pobremente y con carencia de información pueden aumentar los costos a causa de:

  • que los viajes sean más largos de lo necesario
  • no alcanzar el cargamento óptimo de naves

El ahorro de tiempo y de dinero pueden representar importantes ingresos económicos para la industria  de la navegación y el comercio del país al:

  • poder hacerse uso de rutas más cortas
  • más profundas
  • poder  usarse buques de mayor tamaño
  • aumentar más su carga.

El accidente de febrero de1997 del B/T  “San Jorge”, marcó la necesidad de definir un nuevo programa de levantamientos hidrográficos para brindar seguridad a los buques que navegaran en procura del puerto de Montevideo.
Nace el concepto del “levantamiento de las aguas someras”. Inicialmente se priorizó un área de 5 millas de ancho, desde el límite con Brasil hasta el meridiano de isla de Flores relevado al 100%, vale decir cobertura de sonar multihaz en toda su superficie a efectos de asegurar su total navegabilidad. Lo mismo en las áreas de aproximación a la boya petrolera, Bahía de Maldonado, Piriápolis y La Paloma.

Directamente se beneficia el flujo comercial de todo el corredor bioceánico. El proyecto, aun en ejecución, es la vía de entrada y salida del tráfico marítimo y fluvial no solo a los puertos nacionales, también a la hidrovía Paraná - Paraguay (mercaderías de Argentina, Paraguay, Bolivia, Brasil, Uruguay), Río Uruguay (Argentina, Uruguay) y al mismo puerto de  Buenos Aires.

Comparemos el área que abarca este esfuerzo por el que transitan millones de toneladas, con el costo de construcción de un kilómetro de una ruta terrestre. Si
bien es extremadamente difícil cuantificar las ventajas económicas y comerciales que fluyen de un programa hidrográfico nacional, estudios hechos por los Estados Miembros de la OHI (Organización Hidrográfica Internacional), han sugerido que la relación costo-beneficio es aproximadamente de 1:10 para las naciones marítimas.

Además existe el beneficio a otras áreas, como la protección del ambiente, no siempre tangible ante lo que se evita por disponer de levantamientos hidrográficos precisos y actualizados:

  • Las contaminaciones causadas por naufragios y derrames de petróleo constituyen un riesgo de daño que puede tener consecuencias económicas  devastadoras en varias áreas a la vez.
  • Se han calculado pérdidas de miles de millones de dólares por un sólo incidente.

En definitiva, el esfuerzo, capacidad y medios que implica poner a disposición del tráfico marítimo una carta náutica, ya sea en formato papel o electrónica, puede que no siempre sean visibles. Sin embargo es una tarea que requiere método, conocimiento, dedicación y continuidad, más aún si consideramos que la dinámica de nuestras aguas implica una permanente actualización.